Canciones para nuestras emociones

Si prefieres escuchar el podcast en COPE Comunidad Valenciana, puedes hacerlo aquí a partir del minuto,

Si recordamos algunas cosas habladas en nuestros programas, nuestros propios pensamientos o cualquier idea que nos traslada alguien nos provoca, automáticamente, una emoción. Por este motivo, cómo no, las canciones nos transmiten emociones con total seguridad.

Ahora bien… ¿A todo el mundo nos provocan las mismas emociones?

Pues según un estudio realizado por la plataforma Spotify, en colaboración con Jacob Jolij, Profesor de Psicología Cognitiva y Neurociencia en la Universidad de Groningen (Países Bajos), se llegó a desvelar el impacto de la música en los patrones de comportamiento. En este mismo estudio se habla acerca de que las respuestas emocionales no sólo alteran nuestro estado de ánimo, sino que llegan, incluso, a repercutir de forma positiva en nuestro desarrollo cognitivo, en el estímulo de nuestra inteligencia y en nuestra salud en términos generales.

Canciones para nuestras emociones - Google Images

Lógicamente, habrá personas que no se sientan del todo identificadas con lo que vamos a explicar, pero la realidad es que el estudio refleja una tendencia en la mayoría de las personas.

Jacob Jolij explica en el estudio que ‘La música puede tener efectos poderosos en nuestras emociones: desde hacernos felices hasta permitirnos superar el miedo, cierta música puede despertar emociones y liberar hormonas que afectan directamente a nuestros estados de ánimo.’

Por tanto, teniendo en cuenta las características que vamos a tratar, podremos componernos listas de canciones que son efectivas para llevarnos a la tristeza, la felicidad, la ira o el optimismo.

¿Qué emociones vamos a analizar?

Vamos a analizar canciones que se relacionan con cuatro de nuestras emociones básicas:

  1. Alegría, a través de canciones que provocan felicidad, optimismo o entusiasmo.
  2. Tristeza, incluyendo a la nostalgia.
  3. Ira
  4. Miedo.

El asco (algunos apuntan hacia Rammstein) y la sorpresa son más difíciles de analizar y generalizar por la subjetividad de lo que nos puede producir asco o sorpresa.

Vamos con la alegría…

Si hablamos de la alegría en forma de felicidad, el estudio indica que las canciones tienen un ritmo rápido que animan a un movimiento activo que, a su vez, libera dopamina que nos conduce a la felicidad.

Katy Perry podría ser un buen ejemplo de ello con, por ejemplo, la canción ‘FireWork.

Happy de Pharrel Williams es otro buen ejemplo de ‘canción feliz’.

O la canción Color Esperanza de Diego Torres, aporta felicidad para otros, según encuestas realizadas.

Las canciones felices tienen un tempo rápido, letras positivas y, normalmente, están en una tonalidad alta, una característica de la voz humana que, cuando la empleamos nos lleva a afirmar la confianza.

Si hablamos de la alegría en forma de entusiasmo, el estudio indica que las hormonas presentes en el cuerpo cuando estamos nerviosos o entusiasmados (como la adrenalina o las endorfinas) significan que la gente emocionada tiene ganas de música positiva, normalmente en una tonalidad aún mayor que las que provocan felicidad y tienen un tempo más rápido y un ritmo más fuerte que la típica ‘canción feliz’. Y cuando estás bailando una de estas canciones, la letra es importante, pero no tanto como las que provocan otras emociones como la ira o la nostalgia.

Ejemplos de canciones que entusiasman serían:

This is Life de Sweet California es un buen ejemplo de canción que te provoca entusiasmo.

Wake Me Up de Avicii es otro ejemplo de canción que te lleva al entusiasmo.

Y si hablamos de la alegría en forma de optimismo, el estudio indica que el optimismo es lo que los psicólogos llaman una emoción compleja que no está integrada en nuestro sistema por naturaliza, sino que es una emoción que aprendemos de la experiencia con el paso del tiempo. Los sentimientos optimistas requieren felicidad, así que las canciones optimistas comparten muchas características con las canciones felices: tonalidad alta, compás alegre. En este caso, las letras sí cobran mayor importancia porque generan optimismo en lugar de, simplemente, mejorar el estado de ánimo.

Ejemplos de canciones optimistas son:

Lazy Song de Bruno Mars es un gran ejemplo de canción para el optimismo.

Best Day of my Life de American Authors es otro buen ejemplo de canción optimista.

Ain’t no Mountain High Enough de Marvin Gaye & Tammi Terrell es otro gran ejemplo.

O la mítica Walk of Life de Dire Straits…

Vamos ahora con la tristeza…

Las canciones tristes tienen características opuestas a las canciones alegres: son más lentas y se cantan en una tonalidad menor, teniendo letras, generalmente, más negativas. Las tonalidades de las canciones tristes nos llevan a sentir cosas como incertidumbre o derrota.

Ejemplos de canciones tristes son los siguientes:

Something I Need de One Republic es un buen ejemplo de canción triste.

Sacrifice de Elton John es una canción que te lleva a estados de tristeza.

Tears in Heaven de Eric Clapton es otro gran ejemplo que los más mayores conocemos bien.

Cuando la tristeza nos lleva a la nostalgia suele ser porque una canción nos recuerda a alguien en especial. En este caso, se aumenta la probabilidad de ligar la canción a otros sentidos (recuerdos u olores), resultando que cada vez que oigamos esa canción, sintamos cierta nostalgia de situaciones pasadas vividas junto a alguien.

Las características de las canciones nostálgicas se parecen mucho a las de las canciones tristes en tonalidad, ritmo y, también letras que anclamos con una situación vivida.

Ejemplos de canciones nostálgicas pueden ser:

All of Me de John Legend es un buen ejemplo de canciones nostálgicas.

Secrets de One Republic es otro ejemplo de canción nostálgica.

O alguna en español, que para mí es muy nostálgica, Quiero Ser de Amaia Montero.

Los Nardos de Sara Montiel es una canción de nuestro pasado que evoca, también a la nostalgia.

Vamos con la ira…

La ira es una de las emociones básicas. Es una emoción bastante limitan y, como tal, es asociada con canciones en una tonalidad menor. Sin embargo, al contrario que la tristeza, la ira es lo que se conoce como una emoción de aproximación. Implica movimiento (una dimensión que comparte con la felicidad).

Por tanto, combinando un tempo rápido con un ritmo fuerte y en una tonalidad menor, obtendremos canciones que, en general, provocan ira dentro de nosotros.

Ejemplos de canciones que provocan ira podrían ser:

Bad de David Guetta es una canción que puede provocar ira.

En ella, también, se unen unas voces muy antinaturales que pueden crispar al oyente.

O Tiempos de Furia de Hocico posee sonidos muy rotundos e, incluso, aparecen sonidos de ladridos de perro enfadados.

Y finalizamos con el miedo, con canciones que nos ayudan a vencer el miedo…

El miedo es una emoción negativa caracterizada por una respuesta de estrés que te prepara para una reacción de ‘luchar o huir’. Hoy en día podemos experimentar esta misma sensación en situaciones como una entrevista de trabajo o una presentación en público. Con el objetivo de vencer el miedo, la primera cosa que hay que hacer es minimizar la respuesta de estrés para, acto seguido, gestionar adecuadamente los pensamientos que nos provocan ese miedo.

Por esta razón, la música que puede ayudar a vencer el miedo debe ser lenta, relajan y que sus principales acordes evoquen sentimientos positivos, además de letras que se ocupen de los pensamientos negativos.

Ejemplos de canciones que nos ayudan a vencer el miedo son:

Magic de Cold Play es una canción que nos puede ayudar a vencer esos miedos.

Diamonds de Rihanna también puede ser un aliado musical para vencer esos miedos.

Mosters and Men de Little Talk es un buen ejemplo también.

Conclusiones…

Una herramienta a disposición de todo el mundo que nos puede ayudar a generar los estados emocionales que deseamos es la música. Así que hagamos uso de ella y aprendamos a utilizarla para sentirnos como nos queremos sentir.

y, por último, aquí os dejo un vídeo recopilación del estudio…

About Carolina

Creo ciegamente en que la transformación personal conduce a la transformación organizacional. Creo que es posible un mundo mejor. Me encanta estar al lado de los demás cuando se convierten en la mejor versión de sí mismos. Coach experto en coaching comercial, habilidades de dirección y comunicación personal y organizacional. Soy entusiasta con el Social Media por las oportunidades que nos brinda y me uno totalmente al nuevo concepto naciente de "Human Media".

4 Responses to Canciones para nuestras emociones

  1. ana

    quiero saber si estas canciones en ingles poseen el mismo efecto de emociones en personas que saben solo español. por que según pienso no podrán comprender la letra. entonces no sentirán las mismas emociones.

    • Carolina

      Hola Ana!!
      Si te das cuenta, el post no sólo comenta cosas de la letra, sino también de la música que le acompaña. Por tanto, puede ser indiferente si la letra está en un idioma u otro… el ritmo de la música, las notas, la composición al completo es lo que toca nuestra emoción.
      ¡Qué pases un feliz día!

  2. Que forma tan interesante de presentar el vínculo de las canciones y los sentimientos. Existen plataformas que te ayudarán a investigar ese amplio mundo, por ejemplo Spotify y sus millones de canciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
 

Coaching

¿Cómo sería tu vida sin esos límites que tú estableces?
¿Qué potencial hay dentro de ti que aún no has desarrollado?
¿Con qué nivel de felicidad eliges vivir?
Si quieres obtener la mejor versión de ti mismo, te escucharé y te acompañaré mientras lo consigues.
Contacta conmigo.

Formación

¿Con qué sueñas respecto a tu organización?
¿Qué está en tu mano hacer para conseguirlo?
Formación para empresas con metodologías innovadoras.
Cursos de desarrollo de habilidades comerciales y de potencial directivo.
Ver más.