¿Vivir sin esfuerzo?

En algún momento comenzaron a ponerse de moda los blogs con artículos tipo ‘La felicidad en diez pasos’, ’10 trucos para motivarse en el trabajo’, ‘Los 7 secretos para ser multimillonario en un año’, supuestamente, como un intento de hacer parecer fáciles las cosas que no lo son tanto.

Y, probablemente, esa visión de inmediatez de las cosas ha sido aún más potenciada por la tecnología, con Internet al frente, donde se pueden obtener trucos y secretos para conseguir, casi, cualquier tipo de cosa.

Vivir sin esfuerzo

Y, probablemente también, esa visión de inmediatez difumina la importancia del desarrollo de valores como el esfuerzo, la disciplina y la perseverancia.

¿Por qué son importantes el esfuerzo, la disciplina y la perseverancia?

Fue ayer, leyendo un post de Andrés Pérez Ortega, cuando me planteé para qué me había servido el esfuerzo, la disciplina y la perseverancia.

Y descubrí cinco cosas muy interesantes que me había ayudado a conseguir.

Superar barreras y obstáculos.

El esfuerzo y la perseverancia me han ayudado, en muchas ocasiones, a no darme por vencida ante situaciones complicadas de mi vida. La vida, en general, nos pone obstáculos para resolver. Desde la niñez, en la época de estudiante o en el actual ámbito laboral, surgen complicaciones que es necesario resolver para poder continuar, avanzar y evolucionar.

Si en cuanto me hubiera encontrado con la primera dificultad o con el primer sufrimiento no hubiera tirado de mi perseverancia, hoy no sería la persona que soy y con los recursos que tengo. Lo que da paso a la segunda cuestión…

Generar hábitos potenciadores o modificar hábitos limitantes.

Genera un hábito y, sobre todo, modificarlo, requiere de disciplina y esfuerzo. Cuando llevamos mucho tiempo haciendo algo de una determinada manera y, de repente, queremos cambiarlo, nuestro cerebro va a actuar en contra nuestra y va a intentar que nos mantengamos haciendo uso del antiguo hábito, incluso aunque este nos limite totalmente.

En muchas ocasiones las personas utilizan la frase ‘es que yo soy así’ y permanecen en la inmovilidad, sin darse cuenta de que el horizonte que hay detrás de cambiar algo que nos limita es mucho más amplio y nos hará sentir mucho mejor.

Conseguir retos para obtener el éxito en la vida.

Un gran reto suele consistir en la consecución de pequeños objetivos que van en la misma dirección. Conseguir cada uno de esos pequeños objetivos va a requerir de nuestro esfuerzo y nuestra disciplina. Y, una vez conseguido el reto que nos hemos propuesto, podremos sentir esa sensación de plenitud que nos aporta sentir que hemos triunfado.

Y cuando nos acostumbramos a conseguir nuestros retos, es mucho más fácil que podamos alcanzar aquello que, para nosotros, significa el éxito en la vida.

Saberse consciente de virtudes y defectos.

El esfuerzo, la disciplina y la perseverancia también nos ayudan a conocernos mejor. Nos ayudan a ser conscientes de la capacidad que tenemos para conseguir lo que nos proponemos y, además, nos permite analizar también aquellos aspectos de nosotros mismos que nos limitan o nos potencian dependiendo de las situaciones.

Conocer nuestras virtudes y nuestros defectos nos permitirá tomar, por ejemplo, mejores decisiones en la vida, relacionarnos con personas que nos hagan más felices y un sinfín de beneficios.

Sentir satisfacción por la tarea realizada.

Cuando nos esforzamos, después nos sentimos mejor con nosotros mismos. Pasa cuando vamos al gimnasio que, incluso aunque no nos apeteciera inicialmente, al finalizar nos encontramos mejor. Pasa en el trabajo, cuando sacamos adelante una tarea complicada. Y pasa, en la vida en general, cuando superamos situaciones adversas. Y, en todos los casos, habrá sido necesario hacer uso de nuestro esfuerzo, nuestra perseverancia y nuestra disciplina.

Conclusión…

En una sociedad tan cambiante como la nuestra, en la que tenemos que trabajar para gestionar los cambios continuos el esfuerzo, la perseverancia y la disciplina, son valores en alza frente a la inmediatez y la comodidad, aspectos estos últimos, que nos pueden conducir a ser, cada día, más mediocres.

About Carolina

Creo ciegamente en que la transformación personal conduce a la transformación organizacional. Creo que es posible un mundo mejor. Me encanta estar al lado de los demás cuando se convierten en la mejor versión de sí mismos. Coach experto en coaching comercial, habilidades de dirección y comunicación personal y organizacional. Soy entusiasta con el Social Media por las oportunidades que nos brinda y me uno totalmente al nuevo concepto naciente de "Human Media".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
 

Coaching

¿Cómo sería tu vida sin esos límites que tú estableces?
¿Qué potencial hay dentro de ti que aún no has desarrollado?
¿Con qué nivel de felicidad eliges vivir?
Si quieres obtener la mejor versión de ti mismo, te escucharé y te acompañaré mientras lo consigues.
Contacta conmigo.

Formación

¿Con qué sueñas respecto a tu organización?
¿Qué está en tu mano hacer para conseguirlo?
Formación para empresas con metodologías innovadoras.
Cursos de desarrollo de habilidades comerciales y de potencial directivo.
Ver más.