Cuando la humildad se pierde…

Existen, a lo largo de la Historia, numerosos ejemplos de derrotas, de caídas de imperios cuando se olvida algo fundamental: la Humildad.

La humildad es una característica imprescindible en todo individuo y toda organización.

La humildad nos mueve a aprender, porque nos indica que no lo sabemos todo; a respetar, porque cada cual puede tener su interpretación de la realidad; a confiar, en definitiva, en la humildad de los demás.

Cuando la humildad se quiebra, muchos otros valores se rompen con ella.

Reconstruir la confianza

Si miramos a nuestro alrededor y somos críticos con la situación que estamos viviendo, tomaremos consciencia de que todos hemos perdido un poquito o un demasiado esa humildad.

La clase política no rectifica; las entidades financieras continúan inflando sus egos; las organizaciones, acostumbradas a producir, han olvidado que sus equipos son personas; los medios de comunicación manipulan un día tras otro las noticias que nos muestran y que ya nadie se cree. Se ha perdido la humildad y se ha perdido la confianza.

Después de tantos meses oyendo hablar de las primas de riesgo de los países e inyectando dinero a estados y entidades financieras para que hagan un mal uso de él, todavía no nos hemos terminado de dar cuenta de que el sistema hace aguas ya por muchos puntos.

Las crisis son oportunidades. Esto lo sabe todo el mundo. Es una oportunidad para aprender y evolucionar. Es una oportunidad para revisar nuestras creencias y nuestros valores y recolocarlos donde mejor están y más aportan. Es una oportunidad para elegir cómo queremos trabajar en nuestras organizaciones teniendo en cuenta a las personas que las conforman. Es una oportunidad para fortalecerse de cara al futuro.

Es, en definitiva, una oportunidad para recuperar esa humildad que nos volverá a conducir al éxito.

Esta crisis no es sólo financiera. Debajo de ella subyace una pérdida importante de valores. Debemos tomar consciencia de que no todo vale y comenzar a reconstruir estos valores desde donde lo podemos hacer: desde nuestro pequeño entorno. Desde nuestro interior, desde nuestras organizaciones, desde nuestros barrios o nuestras ciudades.

Personalmente he dejado de ver los telediarios. No es que haya caído en la desinformación. Creo que sería casi imposible en la era de la comunicación. Me informo y sé lo que pasa por ahí. Y también leo opiniones de todos los colores y gustos. Lo que he dejado de hacer es permitir que me manipulen, tragándome todas las noticias que me quieren que me crea, para alarmarme. Dedico ese tiempo a estudiar o a compartir un rato con amigos. Aprendo y me río. Y esto me motiva mucho más que saber qué calificación me da no sé qué empresa privada que tiene no sé qué potestad para decidir si en mi país se puede confiar o no.

Yo confío plenamente en nuestra capacidad (la de mi país) y sé que saldremos adelante. Con esfuerzo, pero saldremos adelante.

Os invito también a ello: a que recuperéis la confianza, la humildad y la perseverancia porque eso nos conducirá al éxito.

About Carolina

Creo ciegamente en que la transformación personal conduce a la transformación organizacional. Creo que es posible un mundo mejor. Me encanta estar al lado de los demás cuando se convierten en la mejor versión de sí mismos. Coach experto en coaching comercial, habilidades de dirección y comunicación personal y organizacional. Soy entusiasta con el Social Media por las oportunidades que nos brinda y me uno totalmente al nuevo concepto naciente de "Human Media".

One Response to Cuando la humildad se pierde…

  1. Carlos

    Hace tiempo que compartí contigo mi antisociabilidad y mi desconexión de la sociedad. Supongo que ahora lo entiendes. Vamos a poder recuperar la humildad, los que no la hemos perdido desde luego. Los que si la han perdido, los veo ‘indignados’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
 

Coaching

¿Cómo sería tu vida sin esos límites que tú estableces?
¿Qué potencial hay dentro de ti que aún no has desarrollado?
¿Con qué nivel de felicidad eliges vivir?
Si quieres obtener la mejor versión de ti mismo, te escucharé y te acompañaré mientras lo consigues.
Contacta conmigo.

Formación

¿Con qué sueñas respecto a tu organización?
¿Qué está en tu mano hacer para conseguirlo?
Formación para empresas con metodologías innovadoras.
Cursos de desarrollo de habilidades comerciales y de potencial directivo.
Ver más.